Empresariales 26 junio 2018

Mercado Inmobiliario Real Estate Tecnología

¿Cómo será el broker del futuro?

Incorporar tecnologías, aggiornarse y reinventar la actividad son los desafíos centrales a encarar en el mundo inmobiliario. El abordaje y las implicancias de estos temas se abordaron en un taller sectorial.

La Comunidad de Negocios Inmobiliarios (LCNI) organizó un "taller para abrir las mentes" con el fin de reflexionar sobre los desafíos y tendencias que marcarán la actividad inmobiliaria durante los próximos años.

El encuentro, realizado el 15 de marzo en su sede de Palermo, estuvo moderado por Damián Tabakman, director de la Escuela de Negocios EN Real Estate, y contó con la participación de Germán Gómez Picasso, Iván Shumkov, Marcelo Langone, Pablo Brodsky y Néstor Kreimer, entre otros referentes del sector.

"Se vislumbra un futuro incierto que deberá ir descubriéndose conforme pasa el tiempo y adaptándose, entre las normativas del sector y la irrupción de la tecnología que empuja sin miramientos en todos los ámbitos", comentó Pablo Sánchez, gerente General del primer espacio de coworking inmobiliario, resumiendo algunas de las principales inquietudes que surgieron en la charla.

Según mencionaron, el costo promedio de cualquier transacción inmobiliaria, incluyendo gastos, comisiones, honorarios, impuestos y escribano, no baja del 10% pero, con el advenimiento de la tecnología, las operaciones se podrán resolver "mucho mejor y más barato" porque lo esperable es que en poco tiempo ese costo se "pulverizará" y el volumen de transacciones "no se incrementará significativamente de modo que toda la industria deberá adaptarse a vivir con menores ingresos".

De los aportes de los oradores surgió que la consolidación de las nuevas tecnologías para ahorrar costos probablemente vendrá acompañada por una concentración en los players de modo tal que la menor cantidad de ingresos agregados tomará sentido en organizaciones de mayor porte. Como referencia de ello, se recordó que este fenómeno ya se ha visto que sucedió en otras industrias que sufrieron una fuerte transformación en el formato de intermediación, como pasó con las agencias de turismo.

Si bien se aclaró que la actividad de intermediación no desaparecerá, cambiará sustancialmente. Hasta el momento, aún en los mercados desarrollados y en el ámbito local, las regulaciones y las corporaciones generan barreras de protección que impiden la aparición de jugadores con capacidad de trabajar el negocio "mucho mejor y mucho más barato". Sin embargo, este tipo de proteccionismo "no sirvió de mucho" en otras industrias, como la del Transporte o la Hotelería, frente a la llegada de Uber y Airbnb.

¿Están los inmobiliarios preparándose para el "tsunami" que se viene o están distraídos preocupándose por el crecimiento de las franquicias internacionales que -lejos de ser algo novedoso- tienen muchos años de presencia en el mercado?, se preguntaron en el taller. Desde las escuelas que forman agentes inmobiliarios, ¿están trabajando de cara a cómo será la práctica profesional de los jóvenes en los próximos años?, subieron la apuesta. Ambas respuestas fueron negativas por lo que advirtieron sobre la necesidad de ser conscientes de los desafíos por delante para poder reinventarse y adaptarse a las transformaciones ya que "quien no vea esto o no lo quiera ver, no sobrevivirá".



Te puede interesar