Comunidad Real Estate - "A la hora de tomar decisiones empresarias, todo el mundo es prudente"

Entrevista 8 diciembre 2018

Real Estate Mercado Inmobiliario Desarrolladores LCNI Vivienda Elecciones Economía Créditos hipotecarios

"A la hora de tomar decisiones empresarias, todo el mundo es prudente"

El arquitecto Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), analiza el mercado local, las expectativas post G20 y el panorama para el año próximo.

Luego de la reunión del G20 que fue tan exitosa, que salió muy bien y que todos los líderes mundiales expresaron su apoyo a la política económica que toma la Argentina, ¿cree que puede influir en algo en el futuro del real estate si es que la economía comienza a caminar? ¿Con qué sensación se quedó?

Coincido con esta apreciación del éxito del evento. Tenemos expectativa de que esto ayude a cambiar un poco el estado de ánimo. Esto influye y colabora en un sentido positivo. Pero, lo cierto es que las dificultades son gigantes y los problemas son serios, con lo cual no hay duda de que no solo es una cuestión de ánimo.

Hace uno días se realizó el Coloquio de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) donde usted estuvo presente y todos allí coincidieron en que el sector tiene que estar unido. ¿Qué le pueden pedir al Estado y qué les pueden dar al sector inmobiliario en este momento?

En lo inmediato parece imprudente plantear exigencias o pretender cosas cuando en el país hay tantas dificultades. Sin embargo, durante los próximos meses desde la CEDU -en conjunto con todas las instituciones representativas del sector- trabajaremos en forma aunada para armar una agenda que no solo tenga lo que se le puede pedir al Estado sino, en rigor, lo que vamos a plantearle a todos los candidatos presidenciales el año próximo.

Más allá de ello, también nos parece muy importante trabajar puertas adentro con la autocrítica que nosotros -como empresario del sector- tenemos que hacer porque sin duda reconocemos que hay muchas cosas para mejorar.

¿En qué aspectos se centrará la autocrítica?

Planteamos la necesidad de que cada una de las instituciones tenga su propio código de ética pero que no sea una mera enunciación de deseos o de cuestiones teóricas sino un compromiso en hacer las cosas, replicando en cada una de nuestras empresas lo que podemos entender por mejores prácticas. Eso lo planteamos en la CEDU pero también invitamos al resto de las instituciones a que hagan lo mismo, con un esquema que sea válido, con objetivos mensurables y que cada uno se comprometa a cumplirlos a lo largo del tiempo.

También se están planteando cosas que nos parecen muy interesantes y que las estamos alentando como que -por ejemplo- que cada una de nuestras instituciones representativas del sector, aliente y fomente el desarrollo de los jóvenes. En nuestro caso está CEDU Joven y estamos invitando al resto de las instituciones a que generen su propio ámbito para alentar y formarlos. La idea es que tengan su propio espacio de representatividad -a medida que van madurando- y que vengan tan pronto como sea posible a reemplazarnos o mejorarnos.

¿Cómo imagina que será el real estate en 2019?

Hay una visión optimista que dice que el segundo trimestre estará lleno de buenas noticias y habrá un rebote de la economía. ¡Ojalá! Pero, a la hora de tomar decisiones empresarias, todo el mundo es prudente. Sobre todo porque venimos de un año muy duro, muy complicado y el año que viene -siendo electoral- es posible que las decisiones de inversión también (sean prudentes). En el sector inmobiliario no tenemos nitidez ni claridad respecto de qué será 2020, con lo cual, al mismo tiempo que compartimos la idea del optimismo en el rebote al consumo o lo que sea que suceda en ese segundo trimestre del año próximo, también somos muy prudentes a la hora de pensar qué tipo de proyectos podemos lanzar en 2019 que tenga capacidad de motorizar la confianza de los inversores en un año que política y macroeconómicamente será incierto.

En la agenda mencionó que tendrían contacto con los candidatos presidenciales, ¿cómo lo harán y que cree que piensan sobre los problemas de vivienda?

Más allá de las experiencias transitorias que tuvimos con los créditos hipotecarios UVA -que fueron un elemento de enorme importancia que nos permitió pensar o entender brevemente cómo deben hacerse las cosas y cómo lo hacen en otros países de Latinoamérica- creemos que hay que empezar a trabajar sobre la idea de construir un mercado hipotecario accesible para todos los niveles socioeconómicos y sustentable en el tiempo.

Ese será seguro el primero de los puntos de cualquier agenda que nuestro sector pueda plantear. Es decir, el crédito hipotecario para los que menos tienen, la clase media y para todo el arco socioeconómico del país, como ocurre en todos los países de la Región, desde Perú hasta Chile, Uruguay o Colombia. Lo que sea que en algún momento sea aplicable a la Argentina, con algún esquema que no sufra lo que ocurrió con las hipotecas UVA que -con la inflación y devaluación- se desbocó y todo voló por los aires.

Esperemos que podamos reconstruirlo y que el año que viene nos traiga no solamente una economía más estable y una política más sostenible en el tiempo sino también un mercado hipotecario más sustentable. Esa es la pata fundamental a partir de la cual se construirá el resto de las variables clave, que después incluirán otros aspectos esenciales como ser: las cuestiones impositivas, tan distorsionadas en nuestra actividad; el aliento a la construcción de viviendas para la renta, que es un formato con mucho apogeo y desarrollo en varias partes del mundo pero que Argentina por ahora está un poco ausente de las agendas de los desarrolladores inmobiliarios; la cuestión de la tecnología, porque cuando uno mira cómo se construye en Argentina respecto de lo que están haciendo países como Chile, por ejemplo, nos damos cuenta que estamos muchos casilleros detrás de lo que puede hacerse para construir mejor, más barato y más eficientemente.

La agenda es muy larga, el Gobierno actual la conoce perfectamente pero las urgencias macroeconómicas hacen que mucho de estos puntos -que ellos y nosotros sabemos que deberían mejorarse- están siendo de alguna manera postergados y esperemos que en algún momento todo eso pueda encarrilarse.

 

* Fuente: Resumen de la entrevista realizada en el programa Real Estate de FM Milenium.



Te puede interesar