Comunidad Real Estate - "Hay tanta incertidumbre que los inversores se paralizaron"

Entrevista 16 marzo 2019

LCNI Economía Dólar Mercado Inmobiliario Real Estate mercado financiero

"Hay tanta incertidumbre que los inversores se paralizaron"

Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercado de Capitales de la Bolsa de Comercio y secretario general de la Federación Iberoamericana de Bolsas de Comercio, proyecta cómo será la economía en 2019.

¿Cómo ve la situación económica en este año electoral?

La economía argentina está relativamente paralizada ante la expectativa de saber qué puede llegar a pasar (con las elecciones presidenciales). Esto es como invertir en una sociedad donde hay dos socios que quieren ir para lados completamente opuestos o como si en real estate haya que decidir si se invierte en un edificio en el cual no se sabe si dejan o no poner locales comerciales y si van o no a asfaltar la calle... Es tanta la incertidumbre que hay, que el capital -los inversores- se paralizaron y eso es lo que estamos sufriendo ahora: una economía real bastante paralizada.

¿Esto será así todo el año o habrá momentos de repunte o caídas según cómo vengan los resultados de las encuestas?

No sé si es tan lineal porque en el fondo ya no sé si importa tanto quién ganará sino si el que va a ganar podrá hacer las reformas sustentables para que la Argentina pegue la vuelta. Esas reformas que nadie quiere discutir todavía y que ningún político supongo las va a plantear: las reformas laborales por el riesgo laboral que tienen las compañías y la reforma fiscal dado que no se puede tener este nivel de impuestos porque se matan todos los factores de la producción y mientras suceda esto es muy difícil mantener el Estado que tenemos.

Por lo tanto, hay que hacer reformas de fondo y para eso se necesita poder político y una sociedad que esté más de acuerdo en las cosas básicas. Puede pasar que tengamos rebotes en el medio pero serán porque estábamos en el piso y todos los números que comparemos serán con trimestres que fueron bastante malos en 2018. Lo que se compara ahora es contra los mejores meses que había tenido la Argentina en los últimos siete años, que fueron los del primer trimestre de 2018 por los créditos UVA. Esto es como un tren que venía a 140 km/hora, chocó de golpe y entonces los damnificados son muchísimos. Pero, ahora el tren va a ir a 20 km/hora por lo cual podrá tener sobresaltos pero serán mucho más controlados porque todo va más lento y creo que esto sí es lo que vamos a vivir hasta las elecciones.

Creo que vamos a empezar a ver números que suben aunque serán mediocres. Lo que sucede es que -al comparar de dónde veníamos- se genera un poquito de expectativa. Aunque esto será muy selectivo, no será igual para todos los rubros porque el que depende del consumo interno y del asalariado argentino le costará mucho más tiempo levantar mientras que el que depende del mundo o de inversores -como en el real estate- es probable que reaccione antes por la comparación de lo que vale el metro cuadrado.

ANÁLISIS DE GESTIÓN

Según su opinión, ¿Macri (Mauricio) no supo, no quiso, no pudo o no vio la crisis económica?

No sé, debe haber una suma de todo eso. Nos tenemos que hacer cargo de que la sociedad tampoco quiso cambiar. En 2015 él no ganó la elección, la perdió el otro. Entonces, al no ganar y con esa polarización, los cambios tuvieron que ser completamente graduales porque hay que pensar que alrededor del 49% votó a Scioli (Daniel) por lo tanto ellos pensaban que las cosas estaban bien.

El país no explotó en 2015 porque estaba la expectativa del cambio pero, como no hubo esos cambios, hoy estamos pagando estas consecuencias. En algunos casos habrá sido porque no pudo, en otros porque la sociedad no estuvo preparada, como con la reforma previsional y la reforma fiscal. Se firmó un pacto fiscal con los gobernadores que no cumplió ninguno, no se bajó el impuesto a los Ingresos Brutos y cuando se empezaron a bajar algunos después se terminaron poniendo impuestos a las exportaciones, no solo al campo sino también a los servicios y a la renta financiera. Con lo cual, en el fondo, creo que debe haber una sumatoria de todas las cosas que se mencionaron.

Lo recaudado por el Campo este año, ¿puede servir como oxígeno para el Gobierno argentino? ¿Puede derramar en actividades como la construcción, el real estate u otras inversiones?

Sí, mejora la macro (economía) y así lo hará la balanza comercial. Hoy la macro está muchísimo más estable. De tener en 2019 esta macro habrá superávit comercial y de la balanza de pagos, con el menor déficit fiscal de los últimos tiempos. Lo que no sé es cuánto costará reactivar la micro porque van a tener que vender dólares para pagar las deudas anteriores, con lo cual se verá en algunos lugares un recupero de la cadena de pagos y el traslado a la economía real tardará quizá un poquito más. La única ventaja es que cuando nadie espera nada, uno se conforma con poco.

¿Cómo están las cuentas? La relación de la deuda con el PBI preocupa...

La deuda la tenemos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se cambió el tipo de acreedor. La deuda nominalmente bajó en estos tres últimos meses porque se pagó en 2018. Sobre la deuda respecto al PBI, la mitad la tiene el Estado y la otra mitad el FMI pero éste nunca exige el repago, no es un acreedor muy complicado, es un acreedor político. La comparación con el PBI es engañosa porque lo que tuvimos es una destrucción del PBI por la devaluación.

Me parece una mediocridad de nuestra sociedad creer que un político nos salva. Lo que se necesita son cambios estructurales, venga el que venga.

 

* Fuente: Resumen de la entrevista realizada en el programa Real Estate de FM Milenium.



Te puede interesar