Comunidad Real Estate - A pesar del bajo ritmo de contagios, Santa Fe continúa con restricciones a la construcción

Noticias 1 junio 2020

G70 covid 19 restricciones a la construcción Santa Fe

A pesar del bajo ritmo de contagios, Santa Fe continúa con restricciones a la construcción

En el Gran Santa Fe y el Gran Rosario, los dos conglomerados más importantes de la provincia, la construcción privada fue habilitada con un máximo de 5 operarios.

A esta altura de la cuarentena, resulta evidente que el mayor número de contagios se encuentra concentrado en la Capital Federal y su área metropolitana. El aumento de casos en esta zona del país y la disminución en el resto ha permitido a muchos gobiernos provinciales la flexibilización de las restricciones que desde el principio regían en distintas áreas como la construcción, el esparcimiento y la actividad comercial en general.

En la provincia de Santa Fe se registraron un total de 260 casos y tres muertes por COVID-19  desde el comienzo de la pandemia. Sin embargo, desde mediados de abril la curva se encuentra prácticamente aplanada y los nuevos contagios han sido muy pocos. De hecho, en su ciudad capital ya son 50 los días sin casos nuevos.

A pesar de los buenos registros, el Gobierno Provincial se ha mostrado muy cauteloso y las medidas de flexibilización de la cuarentena son aún muy restrictivas siendo muy pocos los sectores de la economía que se han normalizado. Una de las áreas que ha vuelto a operar es la construcción privada, un segmento muy importante en la provincia.

Si bien en la mayor parte del territorio provincial se han habilitado las obras privadas de construcción con un máximo de hasta 10 operarios (sin contar personal de dirección o higiene y seguridad), en los dos conglomerados más importantes, el Gran Santa Fe y el Gran Rosario, la medida es aún más restrictiva y el número máximo de trabajadores por obra es de cinco. En todos los casos, las autoridades han dispuesto estrictos protocolos sanitarios e impuesto limitaciones al traslado del personal hacia las obras.

En Rosario, donde el mercado inmobiliario tiene un peso muy importante en la economía, las medidas de prevención han afectado al sector aunque de a poco los desarrolladores se van acomodando a la nueva realidad.

Ari Milsztein, titular de G70, una de las desarrolladoras inmobiliarias más importantes de Rosario señala: “Nosotros retomamos dos obras que habíamos iniciado antes de la cuarentena, una que se encuentra en su etapa final y cuya terminación proyectamos para los próximos 30 días, y otra a  la que aún le faltan unos 3 meses aproximadamente. La verdad es que es una etapa distinta y novedosa para nosotros, con muchos protocolos de seguridad e higiene, con menor personal y tratando de re-programar todo nuestro calendario de obra en pos de acelerar los tiempos lo más posible para cumplir con los inversores”.

Asimismo, el empresario relata cómo ha sido este regreso al trabajo y la implementación de las medidas sanitarias exigidas desde el gobierno provincial: “Nosotros incorporamos todas las medidas de seguridad necesarias, según protocolo de nuestro ingeniero en seguridad e higiene, agregando cabina sanitaria, alfombra sanitaria, etc. Además, obviamente incorporamos un sistema de medición de temperatura  y el control de los operarios es permanente”.

Si bien los empresarios inmobiliarios esperan que pronto se flexibilice aún más la actividad, especialmente en Rosario y Santa Fe, el sector se prepara para varios meses de bajas en el sector.

“En el segundo semestre del año los tiempos serán mucho más lentos por las medidas de distanciamiento social y prevención de contagios. Se trata de un panorama muy nuevo pero desde nuestro lado estamos poniendo como prioridad la salud de la gente, trabajando para ello en todas las medidas exigidas y más”, concluye Milsztein.



Te puede interesar