Comunidad Real Estate - ¿Cuáles son los números de las inmobiliarias tras el parate por la cuarentena?

Noticias 23 abril 2020

cuarentena y mercado inmobiliaria

¿Cuáles son los números de las inmobiliarias tras el parate por la cuarentena?

El aislamiento social preventivo y obligatorio ha reducido de manera significativa la actividad del sector inmobiliario. Destacados brokers porteños realizan un análisis de lo que hasta ahora dejó la cuarentena ¿han bajado las consultas?, ¿se cayeron operaciones?, ¿cómo se preparan para lo que resta?

A un mes de iniciada la cuarentena preventiva y obligatoria dictada por el gobierno nacional, muchos sectores de la economía empiezan a evaluar las pérdidas y a planificar como afrontar lo que todavía reste por cumplir del aislamiento.

Entre los rubros más afectados se encuentran sin dudas las inmobiliarias, uno de los sectores que más ha sufrido la parálisis del mercado y que arrastra varios meses de caída en la cantidad de operaciones.

Según relata Diego Migliorisi, Socio Gerente de la inmobiliaria que lleva su nombre, “hasta  el inicio de la cuarentena, febrero y los primeros 20 días de marzo, fue un periodo donde las consultas se incrementaron respecto al mismo periodo en el 2019, aproximadamente un 12%”. Sin embargo, agrega, “el efecto Coronavirus manifestó una merma en la actividad. La primera semana de cuarentena fue normal, la segunda bajó un 20% y las dos últimas un 35%. La situación se da porque no ingresan propiedades nuevas al mercado ni hay movimiento de precios. En donde hemos tenido un incremento muy importante es en la sección consultas jurídicas, novedades y noticias de interés en aproximadamente un 54%”.

Números similares son los que maneja Damián Garbarini, Director DG Negocios Inmobiliarios, para quien “la merma de las consultas es del orden al 50% en solo un mes. Las llamadas telefónicas bajaron al 80 % a pesar del desvío de llamadas y las consultas vía web y buscadores bajaron en un 35%”.

Fernando Pozzi, Socio de Inmobiliaria Pozzi, relata una situación casi idéntica a la de sus colegas. Según señala el bróker, durante la cuarentena se ha manifestado “una merma considerable en el nivel de consultas respecto a búsqueda de producto. Las consultas que recibimos están más orientadas a asesoramiento y a solicitudes de tasaciones”.

La opinión de Francisco Altgelt, Vicepresidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios, confirma que los números responden a una tendencia generalizada, al menos en la ciudad de Buenos Aires. Para el corredor, “en marzo tuvimos la mitad de contactos respecto a enero y en lo que va de abril un 95% menos. El mercado está paralizado”.

Contrario a lo que podría pensarse, la imposibilidad de transitar y de concurrir personalmente a los locales de las inmobiliarias no ha generado, sin embargo, un aumento en las consultas online.

Por el contrario, Pozzi señala que “nuestras mediciones nos dan una caída del 80% de las visitas online. Prácticamente es mínimo el nivel de interés en consultas concretas, desde los portales especializados pagos”. Garbarini, por su parte, refleja que en su caso las consultas en línea “han bajado en el orden al 30/35 %”.

Altgelt, por último, señala de manera tajante que hoy “no hay consultas, ni al teléfono de la inmobiliaria (que lo derivamos a un celular) ni a través de los portales”.

A pesar del escaso movimiento de consultas desde el inicio de la cuarentena, los brokers señalan que son muy pocas las operaciones que se han caído.

Para el caso de la Inmobiliaria Migliorisi, por ejemplo, “no se cayó ninguna operación durante la cuarentena. La gente espera que se arbitren los medios y los cuidados necesarios para que se concreten las operaciones pendientes. La salud de la población debe estar por encima de los intereses económicos y políticos. Eso la sociedad lo entiende y por eso es muy paciente”.

Coincide también Pozzi, que apunta que “las operaciones confirmadas no se cayeron, están en etapa de espera. Nos mantenemos en contacto con las partes intervinientes, inclusive con los escribanos, que aún no tienen permiso de actuar”. 

A lo dicho por sus colegas, Garbarini agrega que “las operaciones que estaban en camino se han pos datado y no se han generado nuevas reservas. Esto es lógico porque los compradores e inversores saben que la baja de precio será profunda e inevitable, por esto habrá un rebote de operaciones y de obras. Esto último ocurrirá para inmuebles a valores actualizados a la baja o bien para obras al costo más honorarios. Es decir, se espera una baja en los precios del orden al 50 % si buscamos llevar ventas a nuestras oficinas, aunque son pronósticos que no gustan pueden ser motor de la actividad en el futuro. A la salida de la cuarentena, en la etapa que corresponda, el que tenga dólares ejercerá el poder negociador y solo venderán aquellos que se adapten a los nuevos tiempos”.

Ante la incertidumbre sobre cuando se decretará el fin de la cuarentena, las inmobiliarias se ven obligadas a planificar estrategias para afrontar los meses que siguen.

Fernando Pozzi, por ejemplo, apunta que “cuando tenés una estructura de costos un poco pesada y se te cae la facturación por debajo del punto de equilibrio, no hay mucho que esperar. Nosotros  priorizamos las fuentes de trabajo y la de algunos proveedores de servicios, pero sin dudas el recorte será muy fuerte”.

En el caso de Altgelt, “hoy la única alternativa que tenemos es intentar bajar los costos lo más posible hasta esperar que todo se vaya poco a poco normalizando”.



Te puede interesar