Comunidad Real Estate - Apoyo moderado a la exención del IVA para viviendas

Informe Comunidad 2 mayo 2019

Real Estate Acceso a la vivienda Mercado Inmobiliario LCNI Precios UVA Impuestos

Apoyo moderado a la exención del IVA para viviendas

Los desarrolladores opinan sobre el alcance e impacto real que tendrá la medida de exención del IVA que reglamentó el Gobierno de la Nación para la construcción de viviendas.

La última semana cerró con el anuncio de la reglamentación de la exención del IVA para la construcción de viviendas que cuenten con unidades cuyo valor de venta no supere las 140.000, 154.000 ó 161.000 UVAs, según la provincia en la que se localicen.

Si bien esta medida no es de aplicación inmediata (los desarrolladores deberán cumplimentar una serie de requisitos ante la Secretaría de Vivienda de la Nación y solicitarlo formalmente en cada proyecto), en un primer análisis se estima que este beneficio podría volcarse en forma lineal al precio de venta final y llevar a que entonces esas unidades bajen un 10% su valor actual para el comprador.

Los desarrolladores apoyan la resolución pero a su vez advierten que -en el contexto actual- su impacto no será significativo para mejorar la situación del sector ni del comprador. Para Darío López, socio de Arquitectonika, "todas las medidas ayudan a mejorar la actividad de la construcción pero, sin un plan integral que baje las tasas de interés, que ofrezca créditos hipotecarios convenientes al desarrollador y al comprador, que baje la tasa de IVA y otros impuestos, sólo es una iniciativa parcial que no tendrá el efecto buscado".

Un poco más optimista, Gonzalo Monarca, presidente del grupo desarrollador que lleva su apellido, opinó: "Es una medida muy buena aunque claramente el contexto actual no ayuda porque no se puede explotar. Pero esto, la digitalización de los boletos y los créditos por boleto (sin escritura), son todas herramientas muy buenas para empezar a trabajar en nuevos proyectos después de las elecciones, cuando el mercado esté un poco más calmo y el sector -imaginamos- más positivo".

En tanto, Daniel Mintzer, director de G&D Developers, consideró: "No sabemos si será una resolución muy útil o no pero -como siempre que sale una medida- tratamos de apoyarla y de ponerle onda. No resta. Esperemos que podamos darle mayor accesibilidad a la gente a través de transmitirle la baja de impuestos que esperamos recibir y convertir eso en una baja de precios".

Además, contó que ya postuló a uno de los desarrollos que tienen en ejecución para obtener este beneficio: "Pusimos un proyecto a consideración de la Secretaría de Vivienda de la Nación para ver si aplica. Se trata de 9 de Julio Estudios 2 en el que todas las unidades cuestan menos de 140.000 UVAs. Presentamos toda la documentación y estamos a la espera de que nos respondan".

Iván Chomer, CEO de Grupo Chomer, sumó su mirada sobre el posible alcance de esta medida: "No me parece que esto vaya a reactivar al sector. Creo que tiene más que ver con las medidas paliativas que está sacando el Gobierno para atenuar la situación. Si bien claramente es un beneficio -que siempre es bienvenido- no será un elemento que reactive a la industria porque hace falta muchísimo más que eso. Además, hay que ver qué tan fácil es la tramitación del certificado necesario para poder aplicar a la exención del IVA y, por otro lado, el monto que fijaron es discutible porque ronda el equivalente a 100.000 ó 120.000 dólares y estos son valores bajos pensando en que este beneficio debería estar orientado a contemplar unidades de dos o tres ambientes para apuntar directamente a las familias, que son las que tienen mayor necesidad hoy en día. Pero, igual suma".

A su vez, este empresario sostuvo que "lo importante es ver cuánto de ese 10% de IVA que se ahorran sobre esas unidades se traslada a los precios de venta y, al mismo tiempo, al bolsillo del consumidor o del cliente". También advirtió que "para una familia tipo que quiere acceder a su primera vivienda o para ese perfil de consumidores la cuestión no pasa por un beneficio del 10% más o menos del precio final de la unidad porque hay un problema mucho más grave: la falta de financiamiento. No tienen el 100% del capital. Hoy en día, por cómo está la situación, ese 10% menos se suele conseguir con una mera negociación, con lo cual no será un beneficio recontra directo que el consumidor pueda ver como un cambio para poder acceder realmente a la compra de un inmueble. Tal vez hubiese sido más interesante que el Estado le generase un beneficio directo al cliente. En lo personal, creo que el efecto no será importante y llegará de forma muy escueta al otro lado del río, a los consumidores".



Te puede interesar