Comunidad Real Estate - Repercusiones sobre los anuncios: "El crédito hipotecario desaparecerá"

Noticias 25 abril 2019

LCNI Mercado Inmobiliario Real Estate Créditos hipotecarios Acceso a la vivienda UVA Inflación Dólar

Repercusiones sobre los anuncios: "El crédito hipotecario desaparecerá"

Referentes del desarrollo y la actividad inmobiliaria opinaron sobre las medidas tomadas por el Banco Nación y el Bapro para paliar el impacto de la suba de las cuotas de los créditos hipotecarios en UVA.

Tras los últimos anuncios sobre que el Banco de la Nación y el Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro) no ejecutarán las viviendas de aquellas personas que tengan deudas con sus créditos hipotecarios UVA, las repercusiones entre los referentes del sector inmobiliario no se hicieron esperar.

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, anunció ayer que el Bapro evaluará la situación de los beneficiarios de los 17.500 créditos hipotecarios UVA (por un monto total de $ 22.000 millones) que esa entidad bancaria entregó. La idea es comprobar que en cada caso las cuotas no excedan el 30% del ingreso de la familia tomadora del crédito y se ofrecerán medidas para aliviar a las familias en el pago de las cuotas hasta el 31 de diciembre, además de suspender las ejecuciones hipotecarias por un año y condonar los intereses punitorios.

En tanto, Javier González Fraga, presidente del Banco Nación, había detallado que esta entidad otorgó 47.000 créditos UVA por más de $ 56.000 millones desde el inicio de su gestión y que "con algún atraso" hay solo 188 casos (0,4%) y que con más de dos meses de mora hay solamente 11 casos. No obstante, aseguró que tampoco se ejecutarán las viviendas de los deudores.

Si bien algunos líderes del sector inmobiliario criticaron las medidas y otros las apoyaron, desde todos los ámbitos se destaca que los niveles de morosidad no son preocupantes dado que aún están en valores muy bajos.

LAS VOCES DEL SECTOR

Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV), entidad que fue una de las principales promotoras de implementar el sistema de las UVA, arrojó una crítica contundente: "Lamentamos que no haya coherencia en el uso de los buenos instrumentos y que aparezcan estas ideas de modificar contratos y de incumplir cláusulas que afectan a la continuidad del crédito hipotecario. Se daña innecesariamente el sistema porque no estamos -según la información difundida por el Banco Central- con índices relevantes de incobrabilidad".

Por otra parte, recordó que cuando este sistema se pensó, se incluyó en los contratos de crédito hipotecario en UVAs una cláusula de refinanciación que muchos bancos ya están implementando y que se les ofrece voluntariamente a sus clientes. Pero, lo que Llambías consideró como "lo más grave es que se vuelva a hablar de proyectos donde se suspenden las ejecuciones de las hipotecas que no se pagan. Esto desalienta por completo a los prestamistas y significa que el crédito hipotecario desaparecerá".

El segundo en la lista de autoridades de la AEV reconoció que "ya está todo complicado porque con estos niveles de inflación y de pérdida del poder adquisitivo de los salarios la gente no está en condiciones de pedir créditos". Aunque aclaró: "Si a eso se le suma que no le damos confiabilidad ni seguridad jurídica a los bancos y a los que se animaron a poner fondos a disposición de la gente en UVAs -entendiendo que esa unidad de cuenta los ponía a salvo de los problemas de la inflación- nos quedamos nuevamente sin sistema. Ya hemos vivido esto, nos hemos pasado casi 20 años sin crédito hipotecario pero parece que no aprendemos. Es una verdadera lástima"

En tanto, Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), otra de las instituciones que apoyaron el lanzamiento de los créditos en UVA, coincidió que "aún cuando no se ve morosidad relevante en las hipotecas UVA, la crisis económica está afectando mucho a los deudores, quienes están postergando otros gastos para cuidar su casa. De modo que estas medidas les traerán un alivio".

Sin embargo, Tabakman también reconoció que "probablemente a futuro este tipo de medidas desalentarán a los bancos privados a dar nuevas hipotecas a sabiendas que cuando la economía se complica, los perdedores son los acreedores. No obstante ello, el negocio de las hipotecas residenciales conlleva ese tipo de riesgo en todas partes del mundo, incluso en los países desarrollados donde, en la crisis de 2008 también el Estado protegió a los deudores".

Para finalizar, el titular de la CEDU invitó a reflexionar sobre una propuesta: "Quizás haya que pensar a futuro -cuando la inflación baje- en un sistema hipotecario sustentable que sea similar al de la UVA pero mejorado para que permita afrontar este tipo de crisis. Si bien no sé cómo debería ser, habría que estudiarlo".

Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (CUCICBA), sumó su voz al respecto: "Si bien desde CUCICBA y en forma personal apoyamos los créditos UVA porque han funcionado en otros países muy bien y acá también, lamentablemente en Argentina tenemos el flagelo de la inflación que el Gobierno no ha podido doblegar de ninguna manera. Es muy complicada la situación".

Y a modo de cierre remarcó que "el informe que había del Banco Central hace 60 días atrás decía que de los 177.000 créditos UVA que se dieron en el país solamente 26.000 de esos tomadores de crédito pidieron que se les pase el incremento de la cuota al final. El problema es que solo se han cerrado en el país cinco o seis paritarias entonces la gente está con sueldos de 2018 pero con aumentos, dólar y tarifas de 2019. Pero no son tantas las personas que están con problemas con los créditos. Creo que son medidas políticas electoralistas para solucionar los problemas hasta octubre. Después, Dios dirá".



Te puede interesar