Comunidad Real Estate - "En el mejor de los casos, 2019 será un año de recuperación"

Entrevista 21 enero 2019

Economía Créditos hipotecarios Financiación Dólar Mercado Inmobiliario Construcción Panorama inmobiliario LCNI

"En el mejor de los casos, 2019 será un año de recuperación"

El economista Gabriel Caamaño Gómez, socio gerente de Consultora Ledesma, analiza la coyuntura y plantea escenarios posibles para este año.

¿Cómo es el panorama económico para 2019?

Parecería que la crisis va quedando atrás y se va estabilizando pero creo que este partido se termina de jugar en el primer trimestre del año. Después vendrá todo el ruido político y habrá que superarlo.

Es muy importante terminar de consolidar todo este proceso antes de Semana Santa. Ese es el objetivo de corto plazo. En el mejor de los casos, 2019 será un año -para la macro en general- de recuperación, con algunos sectores que van a liderar como son el agro, el resto de los sectores exportadores y de la industria que tiene sus exportaciones concentradas en Brasil. El resto correrá de atrás. Lamentablemente será solo un año para recuperar parte de lo que se perdió en 2018, no de crecimiento.

El último año fue tan malo en general -y específicamente en el tramo final- que deja un arrastre negativo. Para verlo desde otra manera: 2019 arranca desde muy abajo entonces -aún recuperando- el promedio de actividad de 2019 versus 2018 dará negativo o, siendo muy optimista (con una muy buena cosecha y si Brasil estuviese muy dinámico), daría cero.

¿La Construcción y al mercado inmobiliario empezarán a recuperarse lentamente?

El caso específico de la Construcción y del mercado inmobiliario va a correr de atrás, le costará a la Construcción porque este proceso de estabilización será más lento que el anterior. Las tasas de interés en términos reales seguirán altas o sea que el crédito hipotecario tardará en volver. El proceso previo se había apalancado bastante con la vuelta del crédito hipotecario y la UVA y además pegará la pérdida del poder adquisitivo en términos de metros cuadrados porque los precios de los inmuebles se ajustan pero tardan en hacerlo para abajo y, lo que no ajusta por precio lo hace por cantidad porque se cae el número de transacciones. También los salarios van a recuperarse pero tardarán en hacerlo en términos de poder adquisitivo de metros cuadrados. Entonces accederá menos gente, será más caro financiarlo y también menos cantidad de personas accederán a los créditos. Estos tres actores harán que a la demanda le cueste. Obviamente que el segundo semestre será mejor que el primero.

Después está la Construcción ligada a la Obra Pública que también estará afectada por el ajuste y por los PPP que nunca terminaron de despegar. Dado todo esto, la Construcción será de esos sectores que vendrán bien de atrás, no liderará el proceso ni mucho menos.

 

¿Cómo será el valor del dólar a futuro?

El partido que se juega este primer trimestre es el de estabilizar. El esquema monetario que tenemos hoy es de emergencia, bastante cuadrado, que tiene una zona de no intervención. La expectativa es que las tasas sigan bajando suavemente, por lo menos hasta Semana Santa. Después, con el ruido político, puede ser que ese proceso se detenga y tengamos que esperar hasta pasadas las PASO -con el panorama un poco más definido- para que vuelvan a bajar.Pero, en la medida que el Banco Central siga actuando con la prudencia que viene mostrando hasta ahora (que no se anticipa a las expectativas ni se pone a discutirlas, como hizo Federico Sturzenegger) el dólar puede seguir cerca del piso de la banda y hasta circunstancialmente perforarlo para luego retornar. Además de esto, la condición es que el contexto externo acompañe y no haya ningún evento raro.

¿A qué panorama electoral se refiere cuando menciona el "ruido político"?

No me gusta poner nombres propios porque no es tanto un tema de nombres como de programas, de lo que cada uno dice que hará. Al mercado lo que más le preocupa es que el programa económico termine de fracasar y entonces -sea quien sea el que venga- la orientación sea diametralmente opuesta y entonces tengamos un retroceso en un montón de cuestiones y eso sería malo.

Por eso sostengo que lo importante es el primer trimestre porque -si se logra consolidar la estabilización- el segundo trimestre será mejor y luego vendrá la cosecha, lo que favorecerá lo político y eso retroalimentará lo económico. Si se llega débil, no se terminará de cuajar la estabilización entonces el panorama empezará a ser el contrario y se retroalimentará en sentido inverso, lo político con lo económico.

Esos son los escenarios que tenemos de frente: si se llega bien a Semana Santa es una cosa y si llega mal, lamentablemente, es otra. Por eso es muy importante que el Banco Central sea muy prolijo, dado que buena parte de esto recae sobre sus espaldas.

Ojalá 2019 sea mejor porque nos sirve a todos, más allá de la política. Si Argentina volviese a tener otro episodio cambiario entraríamos en un escenario muy malo porque si la capacidad de pago de la deuda se deteriora aún más se entra en escenarios más divergentes donde las expectativas se pueden volver a ir, como ya pasó en varios momentos durante 2018 y se empezaría a hablar de una crisis más profunda. Más allá de las orientaciones políticas, el shock a evitar es ese porque no sería bueno para el país ni para nadie.

* Fuente: Resumen de la entrevista realizada en el programa Real Estate de FM Milenium.

 

 



Te puede interesar